RasoParete, puertas invisibles
Existen espacios donde la ubicación de una puerta resulta un problema, rehabilitaciones de edificios históricos en los que una puerta nueva puede dañar el conjunto, espacios diáfanos con paredes lisas que no admiten estéticamente la excesiva visibilidad de las puertas, espacios con demasiadas puertas, espacios donde queremos que una puerta concreta pase lo más desapercibida posible o espacios donde queremos dar un toque minimalista y moderno.

RasoParete es una puerta batiente sin jambas ni ningún tipo de acabado en ninguno de los dos lados y con las bisagras ocultas. La puerta RasoParete queda perfectamente enrasada a la pared por uno de los dos lados, sea esta de placa de yeso laminado o enfoscada y que admite el mismo tratamiento decorativo que demos a la pared quedando perfectamente integrada.

Se puede elegir si la puerta se abre empujando o tirando, a derecha o a izquierda, escogiendo siempre las opciones desde el lado en que la puerta RasoParete quedará a ras de pared.
En esta web utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información En esta web utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.